¿Se puede prevenir y predecir la delincuencia?

La delincuencia juvenil, más alarma que números: 2017 se cierra ...

La predicción y prevención de la delincuencia son términos relacionados entre sí. La prevención se dirige a evitar que los niños y jóvenes tengan comportamientos antisociales o delictivos, mientras que la predicción busca conocer las situaciones de riesgo que hacen necesaria una intervención preventiva. Una prevención, necesita para ser verdaderamente eficaz, conocer el problema en el que se va a intervenir, por ello resulta necesario conocer las causas o factores de riesgo que influyen en los delincuentes juveniles. Las causas de la delincuencia juvenil son múltiples y la importancia depende de cada caso.

Algunos autores señalan cuales son los ámbitos con factores de riesgo más influyen en los comportamientos del delincuente juvenil. Estos pueden ser la familia, la escuela, el grupo de amigos, el consumo de drogas y la comunidad.

La familia tiene un papel importante en el proceso de socialización de los jóvenes, ya que influye en su comportamiento (prosocial o antisocial). La buena comunicación, supervisión y control de los hijos, o una disciplina adecuada, reducen el riesgo de delincuencia juvenil. En cambio, una falta de supervisión, cambios en la estructura familiar, malos tratos, malos ejemplos, falta de comunicación o carencias afectivas, incrementan los riesgos de comportamientos delictivos por parte de los jóvenes.

La escuela es otro factor determinante en la educación de los jóvenes, ya que el éxito académico y buenas actitudes hacia lo estudiantil reducen la delincuencia, ya que a veces el fracaso escolar o un abandono escolar conlleva a la delincuencia.

El grupo de amigos es importante en el desarrollo psicosocial ya que, los adolescentes sienten un sentido de pertenencia, un soporte emocional y normas de comportamiento. El grupo de amigos en muchas ocasiones ayuda a predecir en las investigaciones actuales sobre la delincuencia. Durante la adolescencia la influencia y la presión de las amistades es brutal, tanto para el bien como para el mal.

Factores sociales y comunitarios tienen influencia en la delincuencia juvenil, aunque su influencia directa sea menor, el estatus socioeconómico, aspectos ecológicos y ambientales del barrio donde se habita, viviendas sin las adecuadas condiciones de habitabilidad, etc., pueden influir en la delincuencia juvenil.

Por último, se mencionan también como factores de futuros comportamientos delictivos unos factores individuales de tipo psicológico desarrollados en la infancia. Desórdenes internos como nerviosismo, preocupación o ansiedad; problemas psicológicos como hiperactividad, problemas o dificultades de concentración; conductas agresivas o violentas, o baja inteligencia.

Estos problemas, trastornos o carencias de la personalidad pueden influir en el adecuado desarrollo de la personalidad de los jóvenes, creando niños y jóvenes inmaduros, egocéntricos, impulsivos o agresivos, comportamientos que están asociados a la delincuencia juvenil.

¿Qué hace servicios sociales para afrontar esta necesidad social?

Desde servicios sociales se ha creado un programa conocido como MRM (mediación y reparación de menores), que, dentro de un modelo de justicia juvenil, ve a los menores o jóvenes como personas con capacidad para enfrentar la responsabilidad de sus acciones. Se trata de un modelo que promueve iniciativas para una justicia dialogada, reparadora y responsabilizada. Este programa esta integrados por educadores, trabajadores sociales, psicólogos y antropólogos. El trabajador social interviene en casos de delincuencia juvenil, ayudando a la concienciación de sus acciones, y dando las herramientas necesarias para su evolución.

Tipos de comportamiento delictivos:

Psicología - Los menores delincuentes | Listín Diario

Los adolescentes que participan en delitos suelen intervenir con grupos de personas, con muchos antecedentes.

5 tipos de comportamiento delictivos:

El comportamiento delictivo como algo normal

Hace referencia a las disfunciones personales como trastornos de conducta, personalidad sociópata, u otros problemas psicológicos o psiquiátricos. Pero también puede referirse a disfunciones sociales, es decir, problemas familiares, deficiencias sociales, escasez de oportunidades, entre otras.

En estos casos, los factores de riesgo usuales no son relevantes, ya que, este tipo de delincuencia hace referencia, por ejemplo, a casos en los cuales muchas veces no es posible apreciar factores de riesgo.

El comportamiento delictivo e hiperactividad

Una característica importante que se presenta como antecedente en jóvenes delincuentes, es haber tenido hiperactividad durante la infancia. La hiperactividad es un síndrome que aparece en los infantes y que se asocia a dificultades cognitivas y bajo nivel de atención y/o impulsividad. Este síndrome se diferencia de los otros casos de delincuencia porque es un síntoma que aparece en muy temprana edad. Esta hiperactividad provoca que los niños/as tengan relaciones personales pobres ya que, su comportamiento genera un rechazo en las demás personas, y que, a su vez, este rechazo genera un desarrollo negativo del infante.

Comportamiento delictivo y edad

Los comportamientos delictivos tienden a elevarse en la adolescencia, y que, en la mayoría de los casos, desaparece con el paso de la edad. El comportamiento delictivo que persiste a lo largo de la vida, comienza mucho antes de la adolescencia, es decir, empieza durante la infancia y es donde hay mayores factores de riesgos.

Comportamiento delictivo y abuso de sustancias

El abuso de sustancias tiene a concurrir con el comportamiento delictivo. En este sentido, también se ha constatado que los factores de riesgo que anteceden al abuso de sustancias y al comportamiento delictivo son similares. Del mismo modo, se ha encontrado que ambos fenómenos se pueden influir en forma bidireccional. Es decir, el incurrir en un comportamiento delictivo puede predisponer al abuso de sustancias, así como el abuso de sustancias puede predisponer al comportamiento delictivo. Son dos factores que van de la mano.

Comportamiento delictivo y problemas

En este caso se refiere a los comportamientos delictivos con diversos trastornos psicológicos o psiquiátricos. Pero solamente una parte de las personas que delinquen sufren de problemas psicológicos o psiquiátricos.

Factores que protegen contra el desarrollo del comportamiento delictivo

En general, los factores que protegen contra el desarrollo del comportamiento delictivo tienen las siguientes características:

a) Reducen la sensibilidad ante factores de riesgo, como las experiencias exitosas ante los problemas.

b) Disminuyen el impacto de factores de riesgo, como, por ejemplo, la supervisión parental.

c) Reducen o detienen reacciones negativas. Por ejemplo, buenas habilidades de los conflictos ayudan a evitar peleas familiares.

d) Aquellos que provocan reacciones positivas.

e) Aquellos que promueven la autoestima y el sentido de auto-eficacia, como, por ejemplo, el contar con relaciones personales seguras y relaciones en la cual, te sientas apoyado.

f) Aquellos que abren oportunidades positivas. Esto decir, experiencias como, oportunidades de progreso académico, y oportunidades para cambiar de contexto social o cambiar de grupo de pares

g) Aquellos que promueven el cognitivismo positivo de experiencias negativas.

Existen ciertos factores que protegen el desarrollo del comportamiento delictivo común. Éstos son:

a) Permanecer en la escuela.

b) Mantener una buena relación con al menos un padre dentro de la familia (o un adulto de confianza fuera de la familia).

c) Tener una supervisión parental, en los barrios que adolecen de control comunitario.

d) Tener una actitud mental capaz de planificar, y solucionar los problemas.

Deja un comentario